vender piso alquilado

¿Puedo vender un piso alquilado?

Publicado por

Si estás pensando en vender un piso alquilado deberás conocer cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta, cómo debes notificarlo al inquilino y sus pros y contras.

Cuando un propietario quiere vender su piso, uno de los inconvenientes más comunes con los que se encuentra es tener a un inquilino viviendo en su propiedad, pues ese hecho hace que sea un freno a la hora de vender su piso alquilado. 

Sin embargo, si te preguntas si puedes vender un piso alquilado, la respuesta es sí. Sí es posible y lo más importante es legal. Con la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en 2019, y en concreto, teniendo en cuenta lo estipulado y establecido en el artículo 14, se dice que “cuando se adquiere una casa con un contrato de alquiler vigente, el comprador deberá asumir los derechos y obligaciones de arrendador de la vivienda.”

Eso significa que cuando se quiera vender la propiedad alquilada, el siguiente propietario que la adquiera deberá mantener el contrato de alquiler, al menos, durante sus cinco primeros años de vigencia. 

Para que puedas obtener la información detallada acerca de si puedes vender un piso alquilado, sigue leyendo y sal de dudas con nuestro artículo. 

5 puntos clave a tener en cuenta a la hora de vender un piso alquilado

Ahora que ya sabes que sí puedes vender un piso alquilado, te interesará saber cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta para tener una visión de lo que puedes hacer y lo que no, y cómo debes actuar. Toma nota de lo siguiente: 

No puedes desalojar al inquilino

Teniendo en cuenta la ley, el comprador está obligado a continuar con el contrato de alquiler hasta su vencimiento, lo que significa que el inquilino podrá seguir viviendo en el piso y no se le podrá desalojar bajo ninguna circunstancia.

Así pues, a la hora de venderlo, el vendedor subrogará el contrato de alquiler al comprador y se quedará cumpliendo con el contrato del inquilino. 

Sin embargo, si prefieres quedarte con el piso vacío para venderlo, puedes intentar negociar con el inquilino y ver si llegáis a un acuerdo. Una indemnización es lo más común a la hora de realizar este trámite. No obstante, recuerda que no tiene la obligación de marchar. 

Los inquilinos no pueden ser desalojados. Se les debe avisar con tiempo y ver las condiciones del contrato de arrendamiento.
Los inquilinos no pueden ser desalojados. Se les debe avisar con tiempo y ver las condiciones del contrato de arrendamiento.

Debes informar al inquilino

El inquilino es el primero que deberá saber la decisión de vender tu piso alquilado. Ya sea para pactar una negociación o para informarle de que quieres venderlo, deberás comunicarlo de forma correcta. 

Para eso deberás preparar un burofax y comunicar tu decisión de forma formal y mediante una notificación fehaciente para que pueda ser validada ante notario. 

Además, debes saber que el inquilino tiene algunos derechos de compra a tener en cuenta: 

  • Derecho a tanteo: Esto se refiere a que el vendedor tiene la obligación de informar al inquilino avisando que quiere vender la vivienda, en igualdad de condiciones y precios que otros posibles compradores sobre su compra. En este caso, el inquilino tiene 30 días naturales para ejercer su derecho a tanteo. 
  • Derecho a retracto: Si el propietario no ha cumplido el derecho a tanteo y el inmueble se vende, pero el inquilino tenía interés por éste, el arrendatario tiene el derecho de retracto, lo que significa que puede anular la compraventa realizada y adquirir la vivienda en las mismas condiciones y precio que se habían estipulado en la compraventa anulada. Esta acción la puede hacer en 30 días naturales. 

Ten en cuenta si tu vivienda tiene un inquilino con renta antigua o no

Si la vivienda que tienes en venta tiene un inquilino con renta antigua, este hecho supondrá una serie de excepciones en relación con tu arrendatario. 

Para que te sitúes, los contratos de renta antigua son aquellos firmados antes del 9 de mayo de 1985 y regulados por el decreto 4101/1964 que tienen unas características específicas, como por ejemplo: 

  • Son de larga duración, con prórrogas indefinidas y con nulas posibilidades de aumentar sus precios. 
  • Tenían la intención de proteger al inquilino.
  • El contrato se extiende una vez fallece el inquilino y a veces, se pueden hacer hasta dos subrogaciones más, a favor de las personas establecidas en el artículo 58 de la ley contemplada anteriormente. De este modo, se podría extender a descendientes, ascendientes o cónyuges. 

Así pues, si da la casualidad que tu vivienda tiene un inquilino con renta antigua, deberás avisar al comprador que no va a poder echar al inquilino hasta que éste fallezca. 

Los contratos de renta antigua no pueden rescindir y el comprador deberá aceptar esta decisión.
Los contratos de renta antigua no pueden rescindir y el comprador deberá aceptar esta decisión.

Es una tarea complicada que este tipo de contratos se rescinda, sin embargo, siempre se puede llegar a pactar con el inquilino con una indemnización en el caso que interese más deshacerse del arrendatario que pagar una indemnización. 

Las visitas deberán ser limitadas

Como quieres vender un piso alquilado, debes tener en cuenta que en tu propiedad viven tus inquilinos. De este modo, debes procurar no molestar al inquilino pues él no tiene la culpa de que quieras vender el inmueble. 

Cuando se vende un piso vacío no hay problema a la hora de hacer visitas, pero cuando vendes un piso alquilado, debes saber qué si alguien está entrando todo el rato al inmueble para realizar dichas visitas, el inquilino no vive con la misma tranquilidad y comodidad. 

Así pues, es importante que limites las visitas y pactes un acceso razonable. En este tipo de ventas, el inversor visita el inmueble después de realizar una oferta, para asegurarse de que realmente está interesado. Asegúrate de que quien visite la casa tenga un interés seguro y evita molestar a tu inquilino. 

Si por el contrario se diera el caso de que necesitas hacer más visitas de la cuenta, negocia con el inquilino y premialo por hacerte el favor. 

Los pros y contras de vender un piso alquilado 

Vender una propiedad es una decisión que debe meditarse con cabeza y tiempo y para eso es importante poner encima de la mesa las ventajas o inconvenientes de esta acción. A pesar de que ya conoces las premisas más importantes a tener en cuenta a la hora de vender un piso alquilado, toma nota de sus ventajas e inconvenientes más significativas: 

Ventajas de vender una propiedad alquilada 

  • No debes esperar a que tu piso se quede vacío para poder comprarlo. Muchos propietarios esperan a que se les venza el contrato el inquilino para poder vender el piso, y una vez se queda vacío es cuando lo venden.
  • Será un activo que se venda solo, pues hay muchos inversores interesados en buscar activos en rentabilidad.
  • Estarás obteniendo ingresos hasta el momento de la firma. Como tu piso está ocupado estarás cobrando la renta hasta que vendas el inmueble. En cambio, si quisieras vender un piso vacío, estarías perdiendo los ingresos de la renta hasta que encuentres un comprador. 
Podrás obtener tu renta hasta el momento de la firma de la compraventa de la vivienda.
Podrás obtener tu renta hasta el momento de la firma de la compraventa de la vivienda.

Inconvenientes de vender un piso alquilado 

  • Si alquilaste tu piso desde hace bastante tiempo y tienes un alquiler por debajo del precio de mercado, te puedes encontrar que ésto afecte al precio de venta.
  • El nicho de compradores se acotará solo a inversores. Esto significa que todo aquel que quiera comprar tu piso para residir en él no podrá hacerlo.
  • Tendrás una cierta limitación a la hora de hacer visitas, pues no es conveniente que se moleste al inquilino al enseñar el inmueble. 

Cómo vender tu piso alquilado con Inviertis 

Si tras leer el post te has decidido a vender tu piso alquilado, lo mejor es que lo hagas con especialistas en inversiones inmobiliarias como Inviertis. 

Inviertis es una plataforma dedicada a la compra venta de pisos alquilados, lo que supone una total seguridad a la hora de realizar cualquier trámite, gracias a su asesoramiento gratuito y su experiencia. 

De este modo, si quieres vender tu piso alquilado con Inviertis podrás rellenar este formulario para que te llamen y te expliquen con detalle los siguientes pasos y nuestros honorarios.

No obstante, nosotros te los adelantamos para que previamente veas si te encaja o no con el tipo de venta que estás buscando: 

Los pasos a seguir a la hora de vender un piso alquilado con Inviertis.
Los pasos a seguir a la hora de vender un piso alquilado con Inviertis.

La valoración del activo es totalmente gratuita y sin coste. Una vez se ha valorado y tasado tu propiedad, podrás firmar la orden de venta y seguidamente se verificará tu inmueble con la visita de un arquitecto y un fotógrafo. 

Una vez veamos que en la propiedad está todo correcto, publicaremos el inmueble en nuestro marketplace donde tienen acceso más de 9.000 inversores pendientes de tu activo. 

Cuando recibas una oferta, podrás gestionarla directamente con el inversor y pactar el mejor precio desde tu área privada. Una vez cerrado el acuerdo y firmada la reserva, podrás proceder a vender tu piso alquilado. 

Si quieres adelantar algunos pasos, puedes subir los datos de tu inmueble y esperar a que te contacten para darte la respuesta de tu valoración. Vender tu piso alquilado con Inviertis es ¡fácil, rápido y sencillo! Recuerda que tendrás asesoramiento personalizado en todo momento. 

Toda la información sobre el servicio de gestión del alquiler haciendo click a la imagen.
Toda la información sobre el servicio de gestión del alquiler haciendo click a la imagen.
Please follow and like us:
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más detalles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.