ventajs fiscales piso alquilado

Ser propietario de una vivienda alquilada también tiene ventajas fiscales

Publicado por

Si eres propietario de vivienda y te planteas ponerla en alquiler o si vas a invertir en vivienda para alquilar, probablemente estés evaluando los pros y los contras. Poniendo el foco en los beneficios no puedes pasar por alto la fiscalidad. Si quieres conocer los gastos deducibles para un propietario de un piso de alquiler, sigue leyendo. 

Un tema, el de los gastos deducibles, que es especialmente pertinente durante la campaña de la Renta, que comenzó el pasado seis de abril. Un momento en el que todos los propietarios de una vivienda ya alquilada deben tener en cuenta todas estas deducciones para poder beneficiarse de ellas al presentar la declaración de la Renta. 

Para ello, también es importante tener presente toda la documentación necesaria para justificar estos gastos como facturas o recibos de todos los gastos que se pueden deducir.  

¿Cuáles son los gastos deducibles de un propietario de una vivienda alquilada?

En este sentido, la Agencia Tributaria contempla una serie de gastos deducibles para un propietario de un piso de alquiler. Concretamente hay siete gastos que se pueden deducir. Entre ellos se encuentran los impuestos, amortización de bienes inmuebles, primas de seguros de hogar o coste de los suministros. 

  1. Impuestos 

Los tributos son, probablemente, lo primero que se viene a la cabeza al pensar en deducciones fiscales. En este apartado se incluye, en primer lugar, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Un impuesto del que ya hemos hablado en otras ocasiones en este blog y que grava la titularidad de la vivienda. Es un cargo que, por lo general, paga el propietario. 

El IBI, además, con la nueva ley de vivienda ha estado en boca de todos ya que, con esta normativa, se contempla una sobrecarga para las viviendas que lleven más de dos años vacías. 

Pero, volviendo a los gastos deducibles para un propietario, en el ámbito de impuestos también hay que considerar otros pagos como la tasa de basuras, limpieza o alumbrado. 

  1. Gastos relacionados con los seguros

Los seguros para vivienda de alquiler son una herramienta que otorga tranquilidad a los propietarios de inmuebles alquilados. Gracias a ellos, los arrendadores quedan protegidos ante impagos o desperfectos intencionados por parte de los inquilinos, por ejemplo. 

Pero, además, las primas de estos seguros también se encuentran entre los gastos deducibles para un propietario. Así, contar con uno de estos seguros para un piso de alquiler no solo permite evitar imprevistos no deseados sino que, además, es un gasto deducible. 

  1. Contrato de alquiler

A la hora de formalizar un contrato de alquiler pueden aparecer una serie de gastos derivados de esta gestión. Por ejemplo, por haber revisado con un abogado el contrato o por haberlo hecho mediante una inmobiliaria. En ambos casos, se trata de gastos deducibles para un propietario de una vivienda alquilada. 

  1. La hipoteca 

Cuando la vivienda alquilada está asociada a un préstamo hipotecario, los intereses que este genera se pueden deducir. De la misma manera que, cuando se amortiza una hipoteca también genera gastos que la Agencia Tributaria contempla como deducibles en la declaración de la Renta. 

Así, aquellas operaciones de inversión inmobiliaria que utilizan la hipoteca para incrementar la rentabilidad pueden convertirse en una opción aún más valorable para lo pequeños y medianos inversores. 

  1. Suministros y gastos de comunidad

El uso de la vivienda también tiene otros gastos adheridos como, por ejemplo, los suministros y los gastos de comunidad. En el caso de los suministros, habitualmente no son cargo del propietario, sino que los paga el inquilino. Pero, en el caso contrario, el arrendador podría deducirse el gasto. 

En el caso de la comunidad, se trata de un gasto que no tan frecuentemente asumen los inquilinos. Pero, nuevamente, el pago de las cuotas de la comunidad también entra dentro de los gastos deducibles para un propietario. 

  1. Gastos asociados a la conservación del inmueble 

En el día a día de un hogar es normal que haya que hacer arreglos: reparaciones de la calefacción, de ventanas, de puertas… todos estos gastos también se los puede deducir el arrendador. 

Sin embargo, en este punto es importante aclarar que no se incluyen las facturas derivadas de las mejoras en el inmueble, puesto que no son gastos de conservación de la vivienda como tal. 

  1. Amortización de bienes inmuebles 

Por último, la amortización de la vivienda también se considera como parte de estos gastos deducibles para un propietario de un piso alquilado. Para que se pueda realizar esta deducción deben cumplir un requisito de efectividad. 

Esto significa que, suponen el 3 % del valor catastral o el coste de adquisición (sin incluir el valor del suelo). En este apartado también se tienen en cuenta los bienes muebles. Es decir, cuando se alquila un piso amueblado. 

Así pues, de cara a la próxima declaración de la Renta, todos los arrendadores de una vivienda de su propiedad podrán incluir cualquiera de estos gastos derivados de su actividad como oferentes de inmuebles de alquiler. 

Please follow and like us:
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más detalles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.